Las tragaperras online: una diversión en constante evolución

Sinónimo de diversión emoción y algarabía, desde que fueron creadas las máquinas tragamonedas han sido sumamente populares. Con la era digital las posibilidades de juegos con páginas como tragaperras-online.org son insuperables. La diversidad de temáticas y la variedad de formas de juegos son algunas de las ventajas, a las cuales debemos sumar la calidad gráfica, banda de sonido y todo el entretenimiento ligado a la expectativa de ganar en este simpático juego.

Cuando observamos las características de diseño de las tragamonedas a lo largo de su historia, es notable esa combinación entre lo estético y la aplicación de los avances del momento. En la actualidad, comprendiendo la velocidad con la que se implantan nuevas tecnologías  en todos los ámbitos, el mecanismo de funcionamiento de estas máquinas nos puede parecer muy básico y rudimentario, pero en su momento fue un novedoso invento.



Antecesores de las tragamonedas

Como antecesores de las máquinas tragaperras existían artefactos que se activaban al introducir una moneda. Eran caballos girando, pequeños teatrillos, hasta máquinas que daban el peso o que mostraban una secuencia de fotos subidas de tono y de erotismo. Eran las grandes novedades mecánicas del momento, el ser humano se vinculaba a la máquina desde una perspectiva lúdica y no solamente utilitaria.

Las últimas décadas del siglo XIX suscitaron mucho movimiento en materia de inventos. Nuevas creaciones sucedían a las anteriores, los avances se apoyaban en los logros de sus antecesores. Era el apogeo de la Segunda Revolución Industrial. El artilugio que desencadenó la creatividad de Charles Fey, inventor de los slots, consistía en un aparato al que se le ganaba en forma similar a obtener una mano de póker, pero en forma mecánica.  Este aparato, que se popularizó en New York fue creado por Sittman y Pitt, contaba con 5 tambores y 50 cartas dentro de ellos.

Existen algunas discrepancias en torno a este elemento, hay quienes atribuyen el primer prototipo llamado “Kalamazoo” a H. S. Mills. Según esta versión, Mills dio un giro en su modelo de negocios hacia la venta de gaseosas y creó este artefacto como un elemento atractivo para sus clientes. El premio inicialmente no era monetario, sino que era proporcionado por el encargado del lugar en gaseosas o cigarros.

Un ingenioso mecánico, inmigrante alemán, crea la Liberty Bell

De lo que se tiene certeza es que entre 1891 y 1895, un inmigrante alemán llamado Charles Fey, que además era mecánico automotriz, fabricó la primera tragamonedas reconocida como tal, era la famosa Liberty Bell. Esta máquina tenía un funcionamiento mecánico con base en una palanca, engranajes y resortes. Varias novedades y mejoras se introdujeron a la ingeniosa máquina.  La primera es que redujo de los 5 rodillos anteriores a 3. Con ello aumentaba la probabilidad de ganar al jugador, a la vez de hacer más atractiva las tragaperras.

Otro elemento fundamental es que Feyle dio identidad propia a la tragamonedas. Ya el juego no consistía en una mano de póker, sino que era la formación de diversas figuras: diamantes, espadas, corazones, herraduras y la emblemática campana. La alineación de campanas proporcionaba el premio mayor. Es decir, el juego se desvincula de su idea inicial que emulaba el póker y seguía haciéndole un guiño. Se dice que Fey le dio el nombre de Liberty Bell en agradecimiento por las oportunidades que le brindaba Estados Unidos.

Fey introdujo cambios en el diseño, estética, tamaño y peso. Representaba las tendencias de la época. Al hacerla más liviana y pequeña(pesaba 50 kg) las pudo distribuir a lo largo de diferentes salones y bares de la ciudad de San Francisco. Este nuevo diseño podía ser colocado sin dificultad en la barra o en cualquier lugar.

Cambiar al compás de la tecnología

El elemento fundamental de innovación de Charles Fey, fue que dispensaban automáticamente el premio. Es decir, el jugador podía experimentar en el momento su triunfo, contante y sonante. La emoción y la descarga de dopamina que producía el sonar de las monedas se convirtió en un elemento trascendental y valioso. Hoy en día, el sonido de las monedas ha sido sustituido por sonidos y luces brillantes que reproducen esa sensación de triunfo.

Fey no vendía sus equipos, los colocaba con una ganancia compartida del 50% con el dueño del salón. Posteriormente a ello y dado su éxito y popularidad muchos fabricantes se lanzaron a la creación de máquinas tragaperras, en especial porque Charles Fey jamás patentó su invento.

Las posteriores modificaciones fueron de forma y materiales, pero su mecánica permaneció inalterada por más de 60 años hasta que se desarrollaron las tragaperras electromecánicas. No tardó una década en introducirse una variación, las tragaperras de videos. Posteriormente, con la aparición del internet, las tragaperras cobraron una innovadora dimensión que sigue evolucionando al compás de los cambios y los deseos de sus millones de usuarios.



El Caserío de Las Monjas

Cocina tradicional, mediterránea y vasca. Carnes, pescados, guisos, postres… ¡Divino!

C/ Federico Téllez Macías, 4; Vélez-Málaga

El Caserío de Las Monjas

Cocina tradicional, mediterránea y vasca. Carnes, pescados, guisos, postres… ¡Divino!

C/ Federico Téllez Macías, 4; Vélez-Málaga