La Cueva de Nerja solicita 1,3 millones en préstamos para hacer frente a la crisis del Covid

El monumento natural permanece cerrado aunque confía en alcanzar los 150.000 visitantes en el conjunto del año, una cifra similar a la de 2020

Como ocurre en otros tantos espacios culturales y museísticos, la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 está causando estragos en la Cueva de Nerja, el principal reclamo turístico de la localidad costera más oriental de la provincia. Tras perder más de la mitad de los visitantes en 2020, cuando apenas se contabilizaron 140.000 entradas vendidas, frente a las 410.000 de 2019, el monumento natural más visitado de la provincia ha iniciado el año con el peor escenario posible, de nuevo con los cierres perimetrales impuestos por la Junta de Andalucía para tratar de frenar los contagios.



Esto obligó al cierre temporal de la cavidad axárquica el pasado 21 de enero, una clausura que se mantiene, en principio, hasta el próximo lunes 15 de febrero. Debido a la complicada situación financiera que atraviesa por la caída brusca de los ingresos, la Fundación que gestiona el monumento se ha visto obligada a concertar, hasta el momento, un total de tres préstamos de las líneas del ICO, por un importe aproximado de 1,3 millones de euros, para hacer frente al pago de las nóminas de sus alrededor de treinta empleados fijos, así como al abono de las deudas con los proveedores y otras obligaciones económicas, informa Diario SUR.

«Estamos a la expectativa, llevamos ya casi un año con esta pesadilla y no sabemos cuándo podrá reconducirse la situación, quiero ser optimista y pensar que para abril o mayo podamos empezar a recibir de nuevos flujos importantes de visitantes«, manifestó a SUR el gerente de la Fundación, Chema Domínguez.

Por el momento, según sus datos, con los tres préstamos solicitados, tienen liquidez para abonar las nóminas «hasta el mes de abril incluido». «A partir de ahí ya se verá, estamos estudiando diversas opciones, pero esperamos poder alcanzar los 150.000 visitantes en el segundo semestre del año, conforme se vaya normalizando la situación sanitaria y se reactive el turismo en España«, añadió.

Deudas pendientes

Según los datos aportados por Domínguez, en 2020 se abonaron 2,2 millones en facturas y obligaciones, quedando pendiente en torno a 250.000 euros en pagos a los proveedores. Además, al Consistorio nerjeño, al que le corresponden, según los estatutos, el 10% de las entradas, se le adeuda una parte de 2019 y todo 2020, lo que contabiliza unos 400.000 euros.

«Estamos haciendo frente a una situación inédita, sin precedentes en los 61 años de historia de la Cueva», apostilló Domínguez. La Fundación tiene todavía pendiente la devolución de 2,2 millones de euros de un préstamo para construir el Museo de Nerja, inaugurado en 2011. Con este panorama, la celebración del Festival Internacional de Música y Danza este próximo verano, que ya se suspendió en 2020 por la pandemia, volverá a ser aplazado a 2022.

Durante el pasado año la Cueva de Nerja estuvo cerrada en dos periodos, durante casi cuatro meses. Ese tiempo fue aprovechado para realizar varias mejoras en los accesos, zonas de aparcamientos y equipamientos exteriores. Sin visitantes, se pudo acometer el reasfaltado de la explanada de los estacionamientos y de la entrada, con un coste de unos 247.000 euros.

In this article



Jordi Mesón Tapas

El restaurante más premiado de Torre del Mar con gran reconocimiento de sus clientes

calle Azucarera, 6, Torre del Mar