Israel Cornejo: “Vélez está lleno de artistas, pero quiero destacar los que hayan trabajado para la Semana Santa”

El joven imaginero veleño ha sido designado por la Agrupación de Cofradías para exaltar la Semana Santa de Vélez-Málaga en el Pregón Oficial que se pronunciará el último sábado de Cuaresma, a las 19 horas en el Teatro del Carmen. Cree que aunque le digan que haciendo Vírgenes es uno de los mejores, “siento que todavía está por llegar mi obra”.

Por Vanesa Fernández Rojas

El 14 de febrero con la misa de imposición de ceniza comienzó la cuenta atrás, cuarenta días para la llegada del Domingo de Ramos. Durante estos días son muchas las cofradías de pasión las que realizan varias presentaciones de carteles y pregones de sus salidas procesionales. Pero será uno, el Pregón Oficial, con el que se cierra la Cuaresma, el que exalta la grandeza de la Semana Mayor veleña. Por eso hemos querido comenzar hablando con su protagonista, Israel Cornejo, querido, conocido y reconocido no sólo en Vélez-Málaga, sino incluso fuera de Andalucía, ya que el arte de sus manos ha traspasado la frontera natural de Despeñaperros.

– ¿Qué ha significado su nombramiento como pregonero?

– Ha sido una trastada (entre risas) Hay que reconocer que el que es cofrade cofrade en alguna ocasión ha soñado con ser pregonero, para qué vamos a negarlo. Pero una cosa es soñarlo y otra bien distinta que te señalen y te digan que lo vas a hacer tú.  Cuando me lo dijo Chanchi en mayo me lo tomé a risa. Le dije varias veces que no, riéndome, hasta que dijo que me lo tomara en serio. Tenía miedo a hacer el ridículo. Llegó el momento y tuve que tomar la decisión. Lo hablé con mi pareja y mi familia antes de tomar la decisión. Finalmente se lo confirmé un domingo, cuando íbamos a realizar el cambio a la Virgen de las Angustias; delante de Ella, nos dimos un abrazo y me encomendé a la Virgen. Chanchi me pidió que lo guardara en secreto y así lo hice hasta que fue oficial a finales de septiembre.

“Tenía a la Virgen de la Soledad en mi taller para unos trabajos de mantenimiento. Al llegar Ella, le encendí sus velitas, me senté delante y fue la primera noche que me puse a escribir”.

– ¿Cómo afronta el pregón?

– Delante de la Virgen de las Angustias, en mayo, le di el sí al presidente. Pero el pregón no lo comencé a escribir hasta principios de agosto. Coincidió con que tenía a la Virgen de la Soledad en mi taller para unos trabajos de mantenimiento. Al llegar Ella, le encendí sus velitas, me senté delante y fue la primera noche que me puse a escribir. Aún tengo el folio escrito a mano con la fecha y la hora, el 5 de agosto alrededor de las diez de la noche. Ahora quiero empezar a ensayar el pregón en San José, donde se encuentran algunas de las imágenes que yo he realizado, la Virgen del Amor y el Señor de la Pollinica, junto a sus respectivos cotitulares (Ecce-Homor y Rocío). Me siento muy afortunado por la relación que ha tenido el pregón con los Titulares que tienen un significado especial para mí y un cariño especial.

“Un pregón es una obra de teatro, o un concierto. Yo tengo determinadas canciones para cada titular”.

– Decía que tenía miedo a hacer el pregón ¿pero ya ha hablado anteriormente en público?

-He dado conferencias, he asistido a mesas redondas, he sido presentador de autor de carteles en varias ocasiones y también he acudido a programas cofrades, pero realmente no había tenido un guion.
Ahora tengo que tener un guion, interpretarlo y tener la casta suficiente de ponerme en un teatro a oscuras con una luz iluminándome para representar una obra de teatro, porque un pregón es una obra de teatro, o un concierto. Yo tengo determinadas canciones para cada titular y esas canciones las tengo que cantar sí o sí.

“Y quién me iba a decir a mí entonces que con los años yo acabaría realizando la nueva talla del Señor de la Pollinica”.

-¿Cómo comienza su relación con el mundo cofrade veleño?

-Mi calle, la Carrera, siempre ha sido muy cofrade, con la Virgen de los Dolores. Una tarde de invierno, en 1986, mi madre le pidió a Chico una ropilla para vestirme con los Dolores. Le dijo que tan pequeña para los niños no había, pero que me la buscaría para la Pollinica. Y a los pocos días llegó con las túnicas de hebreo para mi hermana y para mí, diciéndonos que teníamos que recoger la palmera el Domingo de Ramos. Y quién me iba a decir a mí entonces que con los años yo acabaría realizando la nueva talla del Señor de la Pollinica.
Al par de años comencé a salir junto a mi hermana con la Virgen de los Dolores donde realmente empezó mi vida cofrade y junto a Chico empecé a vestir a la Virgen de los Dolores y posteriormente a la Virgen del Rocío junto a él también.

“Aunque en principio mi padre no quería que me dedicara al arte al final me formé en esto y actualmente está muy orgulloso de mi carrera”.

-¿Qué le impulsó a ser imaginero?

– En el colegio siempre tenía mis libretas con Vírgenes pintadas. Con 12 o 13 años fue cuando comencé a modelar con plastilina. De la plastilina pasé al barro y comencé con encargos de particulares. Y aunque en principio mi padre no quería que me dedicara al arte al final me formé en esto y actualmente está muy orgulloso de mi carrera.  Aunque a veces me digan que haciendo Vírgenes soy uno de los mejores, me da vergüenza, y considero que aún no he dicho “aquí estoy yo”. Todavía está por llegar mi obra. Hay artistas muy buenos y de ellos precisamente no hay nada aún en Vélez. En la variedad está el gusto.

– ¿Qué imagen querría hacer?

Me gustaría hacer una Virgen de las Angustias. El momento en el que la Virgen recoge a su hijo muerto, el pasaje evangélico de la sexta angustia, cuando la Virgen coge en brazos a su hijo. Como conjunto escultórico es espectacular. Es una Virgen de candelero. Sería poco original, porque tomaría como modelo a las Angustias de Vélez, con el giro de cabeza, cogiendo al hijo por abajo… ¡es de una delicadeza y de una elegancia!
También tenemos al Cristo de las Tres Caídas, al de los “Estudiantes” que también son unas obras maravillossa. Las Vírgenes son cabeza y manos y un candelero. Pero las imágenes de Cristo que tenemos de Sánchez Mesa en Vélez son de lo mejor incluso de toda la provincia de Málaga.

Además de imaginero, también es reconocida su labor como vestidor de varias imágenes de pasión veleña, tanto de Vírgenes como Cristo. ¿Qué se tiene en cuenta a la hora de vestir las imágenes? ¿hay estilos, tendencias o modas?

– Sí hay moda. Ahora vuelve lo antiguo. Las Vírgenes más recargadas de joyas, bisutería, con encajes -cuanto más antiguos, mejor-. Tiendo siempre a darle una personalidad a cada una, dentro de las circunstancias de cada hermandad. Incluso cuando la hermandad no puede o no dispone de algún material con el que a mí me gustaría vestir a su imagen, yo intento facilitárselo, como por ejemplo un manto de estrellas, algún tipo de encaje o bordado; intentando aportar lo que puedo, porque la que luce siempre es la Virgen y su lucimiento repercute también en mi bien. Aunque soy muy discreto y no voy buscando méritos (el mérito te lo tiene que dar Dios) sí me gusta que me reconozcan mi trabajo.

“En el pregón hago un guiño a los artistas de la Semana Santa, pero no solamente a los escultores que han trabajado para la Semana Santa veleña, sino a todos los artistas de la tierra”.

– ¿Qué va a decir de nuestras imágenes en su pregón?

-Hago un guiño a los artistas de la Semana Santa, pero no solamente a los escultores que han trabajado para la Semana Santa veleña, sino a todos los artistas de la tierra. He visto desde pequeño a Paco Hernández, el colorido en sus pinturas de Evaristo Guerra, Manolo Hijano, Valdés, Casamayor, un artista que ha llevado el nombre de Vélez fuera y creo que se merece un reconocimiento. He hecho un pequeño compendio, porque quería hacer muchas cosas, nombrar a mucha gente en cada cofradía y a todo el que me ha hecho bien, pero si nombraba a todo el que quería nombrar iba a durar más de tres horas y además iba a quedar muy espeso.
¿Qué se pregona? ¿la Semana Santa? Pues hay que limitarse a los Titulares. Por eso solo nombro a los artistas y lo más destacado. Vélez está lleno de artistas, pero quiero destacar los que hayan trabajado para la Semana Santa y su nombre haya quedado impreso con letras de fuego, y de esos hay muy pocos.

-¿Cómo ve Vélez en el aspecto del Arte Cofrade?

– Creo que está floreciendo. Hoy día todo lo que se hace es bueno, ya sea una corona de una Virgen, una saya, una imagen (aunque no se hacen). Pero se tiende a hacer objetos de arte de calidad. Ya no hay aplicaciones en los bordados.

– ¿Cree que la Semana Santa de Vélez tiene una impronta propia?

Creo que Vélez ha copiado mucho a Málaga, y eso ya no nos lo podemos quitar de encima. Vivimos a la sombra de Málaga y a los malagueños no les interesa hablar de la Semana Santa de Vélez, siempre tienden a hablar de la de Antequera. Para mí la Semana Santa de Vélez es muy importante, aunque tenga cosas que mejorar. Me encanta andar por las calles de Vélez en Semana Santa, me siento en mi casa. Por motivos laborales he estado fuera y todo lo que tenía que ver ya lo he visto y lo he aprendido.

– ¿Cómo explicaría a alguien de fuera qué es la Semana Santa de Vélez?

– Pues la Semana Santa está cogiendo su personalidad propia; es muy familiar, pero no solo porque la gente sea abierta, sino porque las cofradías se ven bien. Hay calles en las que no se pueden pasar pero en otras no hay grandes aglomeraciones de público. Vélez tiene una gran calidad de bandas, de cortejo de penitentes, del montaje de flores, las vestimentas de las Vírgenes y los Cristos. Se está cuidando todo tanto que la Semana Santa de Vélez está cogiendo su personalidad. A nivel de hacer los cultos también hay cofradías que se los trabajan mucho. Poco a poco. Hay que vivirla. Hay gente de Granada que tienen piso en Torre del Mar y se vienen a ver la Semana Santa de Vélez-Málaga para ver cofradías.

-¿y qué piensan los de fuera?

– Está muy valorada. La gente de Granada, de Jaén y de los pueblos de alrededor disfrutan mucho de nuestra Semana Mayor.

En este artículo



El Despacho

Elaboramos tapas principalmente con los productos de las cuarteladas existentes en el Mercado

Calle del Río, 28, Torre del Mar

El Despacho

Elaboramos tapas principalmente con los productos de las cuarteladas existentes en el Mercado

Calle del Río, 28, Torre del Mar