Fallece un anciano en una disputa en un bar por el uso de las mascarillas

Un hombre de 65 años le propinó un empujón aun anciano que le causó la muerte cuando este le recriminó que se pusiera una mascarilla.

Donald Lewinski, un hombre de 65 años, ha sido acusado de homicidio negligente por presuntamente haberle causado la muerte a un hombre de 80 años después de empujarle cuando este le recriminó que se pusiera la mascarilla en un bar cercano a la ciudad de Buffalo, Estados Unidos.



El sospechoso fue arrestado el lunes y compareció ante el juez al día siguiente por el fallecimiento de Rocco Sapienza que murió días después en el hospital debido al golpe que sufrió en la cabeza y del cual no logró recuperarse, según narra España Diario.

Los dos hombres eran habituales del establecimiento en el que se produjeron los hechos y llevaban allí varias horas antes del encontronazo, que se produjo aparentemente por la negativa de Lewinski a colocarse una mascarilla cuando se acercaba a la barra a pedir.

Según recogen las imágenes de las cámaras de seguridad del local, el presunto agresor se acercó varias veces a la barra del bar sin cubrirse el rostro, hasta que el dueño del local se acercó a hablar con él. En ese momento, su puede ver como el fallecido, se acerca a ellos pero Lewinski le propina un fuerte empujón que le hace caer y golpearse la cabeza contra el suelo, perdiendo la consciencia.

Sapienza murió por una lesión cerebral provocada por el fuerte golpe
El anciano de 80 nunca volvió a despertar, aunque se le sometió a una operación cerebral para intentar salvarle la vida.

Varios testimonios recogidos por la Policía apuntan a que los dos individuos ya habían cruzado palabras en los momentos previos al suceso, pero no se sabe por ahora si se conocían previamente.

Según la Fiscalía, se trataría posiblemente de la primera muerte en el estado de Nueva York relacionada con el uso de mascarillas en todo tipo de establecimientos, algo que ha desencadenado numerosas disputas en todo Estados Unidos durante los últimos meses, como en un vuelo Los Ángeles-Charlotte este pasado agosto, cuando una pasajera le propinó un puñetazo a otra que le recriminó que no llevara mascarilla.

Pero EE.UU. no es el único país donde la tensión ciudadana por el uso de las mascarillas ha traído problemas y conflictos, pues en España y Europa son numerosos los casos de peleas y trifulcas violentas que se han desatado por el mal uso de las mascarillas, como la del pasado junio en un tren de alta velocidad Milán-Nápoles con un pasajero que se negaba a ponerse la mascarilla y que desató una auténtica batalla campal; o un avión de Air Europa que se negó a despegar de Canarias debido a una pelea entre dos pasajeros porque uno de ellos se negaba a ponerse una mascarilla.

In this article



Bar Tulum Beach

Cerrado para frenar el coronavirus. Nosotros también nos quedamos en casa

Paseo de Nuestra Señora del Carmen, 153, Rincón de la Victoria