El teléfono de atención al mayor de la Diputación de Málaga atiende a 1.600 personas en sus primeros tres días de funcionamiento y se amplía con más voluntarios y líneas

La línea gratuita 900 92 30 92 ya ha recibido más de 80 llamadas y sigue abierta para los mayores que viven solos, sus familiares o voluntarios.

El servicio telefónico de atención al mayor de la Diputación de Málaga ha atendido a 1.600 personas desde que se pusiera en marcha el pasado martes, cuando el teléfono gratuito ‘Estamos aquí’ 900 92 30 92, incluido en el Plan Provincial contra la Soledad de las Personas Mayores de la Diputación de Málaga, se reforzó con 55 trabajadores durante el periodo confinamiento recomendado por las autoridades sanitarias. Hoy jueves son ya muchos más los voluntarios que se han sumado para atender a los mayores solos de la provincia, incluidos los voluntarios de La Caixa y Fundación Harena, y las líneas de atención se han ampliado de tres a cinco.



Junto a los nuevos voluntarios siguen trabajando las monitoras de los talleres de Mayores y funcionarias y funcionarios del Área de Ciudadanía y Atención al Despoblamiento, que desde sus domicilios están llamando, uno a uno, a los casi 10.000 mayores de los municipios pequeños de la provincia de los que se tiene el teléfono: usuarios registrados en la ayuda a domicilio y participantes en los Talleres de Ocio y Tiempo Libre y en el Plan de Turismo Sénior de la Diputación.

En este sentido, el presidente de la Diputación, Francisco Salado, ha recordado que se estima que más de 40.000 mayores que viven solos en los municipios menores de 20.000 habitantes de la provincia y que no es fácil localizarlos a todos, por lo que ha hecho un llamamiento para que quien conozca a una persona mayor en esta situación lo comunique al teléfono 900 92 30 92 y proporcione su número para que los voluntarios puedan contactar con ella.

En sus llamadas, los voluntarios preguntan la edad y la situación familiar de cada persona, y a quienes viven solos se les pregunta si tienen familiares que vivan cerca o vecinos que puedan prestarles ayuda en caso necesario. Se les pregunta también por su estado de salud, si suelen necesitar ayuda para realizar tareas domésticas o ir a la compra, y cómo les está afectando anímicamente la situación de aislamiento.

Además, se les recuerda que pueden realizar consultas médicas o actualizar recetas por teléfono, se les aconseja que informen también por teléfono y no acudan a los centros de salud si notan síntomas compatibles con el coronavirus, y se les advierte sobre las estafas que lamentablemente se están produciendo para que no dejen entrar en sus domicilios a ninguna persona que finja actuar en nombre de las instituciones públicas o sanitarias.

Finalmente, se les recuerda que pueden llamar al número 900 92 30 92 si necesitan algo o se sienten solos. Ya se han recibido más de 80 llamadas de todas las comarcas, de Málaga capital e incluso de fuera de la provincia, ya que hay familiares que llaman para pedir que se contacte con sus padres o abuelos.

Las llamadas no son solo de control, sino también proactivas. A los mayores se les pregunta si necesitan medicinas o ayuda para realizar la compra, y para que se les pueda atender se está en contacto con los ayuntamientos y servicios de Protección Civil.

Además, para paliar la sensación de soledad, los voluntarios hablan con los mayores durante todo el tiempo que estos quieran permanecer al teléfono y sobre cualquier tema. Algunas voluntarias relatan que incluso han rezado el rosario por teléfono.

El horario de atención telefónica es de 10.00 a 21.00 horas, aunque se podrá ampliar en las próximas semanas en función de las necesidades.

En este artículo