El PSOE dice que el Gobierno garantiza el relevo generacional y la incorporación de la mujer en la nueva PAC

Se establece una ayuda asociada para las producciones de la uva pasa con 680.000 euros al año y otra sectorial para el olivar

El secretario general del PSOE de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, ha asegurado que la Política Agraria Común (PAC) para el periodo 2021-2027 «tiene en cuenta dos prioridades del campo andaluz y malagueño: por una parte, se prevé una intervención sectorial para el olivar tradicional, para mejorar la gestión y reducir sus costes, con una dotación de 30 millones de euros anuales. Por la otra, se establece una ayuda asociada para las producciones de la uva pasa con 680.000 euros al año, algo que será determinante para la conservación y mantenimiento de este cultivo que ya es patrimonio mundial gracias al esfuerzo de muchas familias productoras en la Axarquía«. «Vemos, por tanto, como este gobierno ha sido sensible a las demandas del sector y para que su voz se escuche dentro de las negociaciones económicas de la Unión Europea», ha añadido.



Ruiz Espejo, que ha comparecido en rueda de prensa junto a la vicesecretaria general del PSOE de Málaga y diputada en el Congreso, Fuensanta Lima, y al alcalde de Almáchar, Antonio Yuste, ha destacado «el importante avance que ha impulsado el gobierno mediante el diálogo tras tres años de arduas negociaciones con un final feliz, es un buen acuerdo para nuestro país y para la agricultura comunitaria».

Por ello ha recordado que la PAC «amplía su presupuesto, es más justa, más social, más igualitaria y más medioambiental, proporciona herramientas para asegurar la actividad agraria de futuro familiar y profesional y afianza la incorporación de jóvenes y de las mujeres para crear empleo y dinamizar el entorno rural». «Pedro Sánchez consigue para la provincia un respaldo importante y es un avance, el pasado 12 de febrero manteníamos una reunión con las asociaciones agrarias en la que se destacó lo que supone la PAC para Málaga con objetivos claros e irrenunciables como son el mantenimiento del presupuesto comunitario y el apoyo a la actividad profesional de los agricultores, premisas que se dan ahora», ha añadido.

El dirigente socialista ha detallado que Andalucía contará con 1.796,3 millones de euros de FEADER a los que se suman 156,24 millones de euros de refuerzo del FEADER a través de Next Generation EU para 2021 y 2022, lo que hacen un total de 1.961,54 millones de euros, frente a los 1.910 millones de euros del período 2014-2020. Será, asegura Ruiz Espejo, la Comunidad Autónoma que más fondos reciba de la nueva PAC en el periodo 2021-2027.

Dentro de estas ayudas asociadas también se incrementa considerablemente el presupuesto de ayudas para ganadería de ovino y caprino (de 168 a 200 millones de euros) y el de las ayudas asociadas al arroz (en 2 millones hasta los 14,2 millones de euros) al tiempo que se duplica el presupuesto para cultivos proteicos hasta los 94 millones de euros.

«Vemos, por tanto, como este gobierno ha sido sensible a las demandas del sector y para que su voz se escuche dentro de las negociaciones económicas de la Unión Europea con la futura PAC 2021-2027, al tiempo que pone las semillas para que siga existiendo futuro en esta actividad, sobre todo garantizando el relevo generacional y la incorporación de la mujer a la agricultura y a la ganadería», ha precisado.

Para Ruiz Espejo, en la nueva PAC, la definición de agricultor activo incluye a los pequeños agricultores pluriactivos que no tienen en la producción agraria su actividad principal pero que juegan un importante papel social, económico y ambiental en muchas zonas de Andalucía y en Málaga. «Esta inclusión se realiza de forma directa y sencilla, para quienes cobren hasta 5.000 € de ayudas directas. Así, se establece un marco de ayuda básica a la renta que supone el grueso de las ayudas directas, con el 60% del total, mediante un pago redistributivo en las primeras hectáreas (equivalente al 10% del sobre de ayudas directas) que beneficiará especialmente a las pequeñas y medianas explotaciones.

De igual forma, se reducen del número de regiones de ayuda básica y se plantea finalmente hasta el entorno de 18 a 20 regiones y la convergencia progresiva será más suave de lo que se planteaba inicialmente, para que en 2026 no haya ningún beneficiario con derechos de ayuda por debajo del 85% del valor medio de su región. «Es importante recordar la degresividad a partir de 60.000 € y la limitación de la ayuda básica a la renta en un máximo de 100.000 € que, junto con el pago redistributivo, permitirán un reparto más justo y social de las ayudas«, ha manifestado.

«En definitiva, quiero destacar el respaldo que este gobierno ha dado al sector del olivar y al de la uva pasa dentro de la negociación de la nueva PAC en la UE así como el hecho de que se ponen en marcha los mecanismos para garantizar el relevo generacional y la incorporación de la mujer en la agricultura y la ganadería», ha concluido.

Por su parte, Antonio Yuste ha incidido en el trabajo de los diputados socialistas para que las ayudas asociadas a la uva pasa moscatel se hayan incluido en la nueva PAC, «hemos presentado infinidad de mociones en nuestros ayuntamientos y el gobierno de Rajoy nos decía ‘no’ a estas ayudas cuando son vitales para evitar la despoblación de nuestras zonas rurales, por fín ha venido un gobierno sensible para decir sí a estas ayudas, es una reivindicación de muchos años».

«Si la uva pasa es Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam) de la FAO así se nos tiene que tratar, la Axarquía es una comarca única y estamos contentos porque se han recogido los frutos con estas ayudas asociadas que esperemos que no se queden solo aquí y seguiremos llamando a las puertas tanto de la Junta de Andalucía como de la Diputación de Málaga». ha concluido.

Por último, Fuensanta Lima ha reivindicado el compromiso del PSOE con asociaciones agrarias como ASAJA. COAG o UPA «para conocer cuáles eran sus demandas y establecer que Andalucía no perdiera ni un céntimo en la nueva PAC y así ha sido, es algo importante para Málaga para que pueda tener ayudas asociadas en la uva pasa y al olivar tradicional y al apoyo a los pequeños ganaderos y ganaderas en los sectores ovino y caprino». «Hemos obtenido el compromiso cierto del ministro Planas y en el acuerdo del consejo territorial para el reconocimiento como agricultor activo a quienes obtienen al menos el 25% de sus ingresos de este sector y establecer un tope a quienes más dinero pueden alcanzar en ayudas así como que no quede nadie del sector agrícola o ganadero se quede fuera».

«Es importante para mantener la población en el territorio que los jóvenes tengan su alternativa en el campo y a las mujeres y en eso estarán los fondos FEADER y el resto de fondos acoplados, estamos contentos desde la provincial de Málaga con el trabajo realizado por los intereses de los malagueños y malagueñas», ha dicho. En ese sentido, ha recordado que el cultivo de la uva pasa «sigue siendo un cultivo artesanal y respetuoso con el medioambiente».

Lima ha reconocido, además, que la Junta de Andalucía, «después de estar dos años contra las políticas del gobierno, en el consejo de territorial ha firmado el acuerdo ya definitivo, solo queda que en octubre se aborden los eco-esquemas en el que estamos seguros de que la provincia de Málaga cumplirá porque todos sus agricultores y agricultoras y ganaderos y ganaderas respetan el medioambiente», ha concluido.

In this article