El Ayuntamiento de Torrox instala cámaras de vigilancia en los parques infantiles

Con esta medida se pretende poner freno a los actos vandálicos, como los sufridos en los del Polín y Ferrara, los primeros en beneficiarse de esta iniciativa.

El Ayuntamiento de Torrox ha tomado la determinación de instalar cámaras de vigilancia en los parques infantiles, como una medida preventiva y disuasoria con la que se pretende poner freno a los actos vandálicos de los que ha sido objetivo en numerosas ocasiones estas instalaciones municipales.



El alcalde de Torrox, Óscar Medina, ha explicado que la intención del consistorio es garantizar una mayor y mejor seguridad para los usuarios de los parques infantiles municipales, ya que los destrozos que algunas veces se han ocasionado suponen un peligro para los niños que acuden a los parques mientras se arreglan o reemplazan, además de las repercusiones económicas para las arcas municipales, “un dinero que es de todos los vecinos”, recordaba Medina.

“Desde el Ayuntamiento estamos haciendo grandes inversiones tanto en mejorar como crear nuevos parques infantiles en diferentes puntos del municipio y es una lástima que todo ese esfuerzo se vea perjudicado por algunos”, insistió el regidor.

Por su parte la edil de Hacienda y Policía, Paula Moreno, hacía referencia a que precisamente se ha comenzado la instalación en los parques del Polín y Ferrara, ya que en este último, concretamente, ha llegado a tener que sustituirse la cama elástica (cuyo coste es de 1.500 euros) hasta en cuatro ocasiones, lo que ha supuesto un gasto extra de hasta 6.000 euros en un breve espacio de tiempo. Moreno también ha recordado que en el caso del Polín, conocido como el de Playmobil, también sufrió grandes destrozos, teniendo que arreglarse prácticamente entero al poco tiempo de su puesta en funcionamiento. Peor suerte incluso corrió el de La Carraca, cuyos destrozos tuvieron tal magnitud que fue necesario desmantelarlo por completo y, hasta que no cuente con este sistema de seguridad, no se procederá a su reposición.

Gracias a las grabaciones de estas cámaras de vigilancia, cuyas imágenes controlarán la Policía Local, en caso de que finalmente se produzcan actos vandálicos, servirán para reconocer a sus autores y exigirles responsabilidades, y si fueran menores de edad deberán hacerse cargo sus padres o tutores.

Además, han recordado tanto la prohibición de dejar en la vía pública los excrementos de las mascotas, como que su acceso a los parques infantiles tampoco está permitido.

In this article



Restaurante Casa Mari

La cocina de verdad

Avenida de Cómpeta, 9 29752 – Sayalonga