Ecologistas y vecinos critican la autorización de un chiringuito en una zona de acantilados en Torrox

GENA advierte de las molestias que podría ocasionar el establecimiento, que el Ayuntamiento niega que vaya a construirse, a pesar del visto bueno de la Junta.

La posibilidad de que se construya un nuevo chiringuito en una zona de acantilados junto a la desembocadura del río Torrox ha puesto en pie de guerra a vecinos y ecologistas de la zona. El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción), haciéndose eco de las quejas y la preocupación de varios residentes del entorno, ha enviado un escrito al Ayuntamiento en el que solicita que esta entidad recurra la concesión para la construcción de un establecimiento de hostelería en la estrecha planicie paisajística de la llamada Cala del Sillón, según ha informado el diario SUR.



Según GENA, en julio de 2020, una empresa presentó a la Junta de Andalucía, actual responsable de la gestión, por traspaso de las competencias del Estado sobre el dominio público marítimo-terrestre, una solicitud de concesión para la construcción de un chiringuito en este entorno de las terrazas acantiladas de la llamada Punta de Torrox, en su margen izquierda, a la altura de la mencionada cala, «donde hay una pequeña playa de guijarros, en general poco frecuentada, pero de gran calidad paisajística», apostillaron.

A juicio de los ecologistas, «por la calidad paisajística de la zona, es merecedora, tras la oportuna concesión, puesto que está en dominio marítimo-terrestre, de un proyecto de acondicionamiento para la creación de un mirador, para uso y disfrute del público torroxeño y visitantes, que se podría complementar con una zona ajardinada frontal con bancos, que con toda seguridad sería muy apreciado por la población, no sólo los habitantes que viven a pocos metros de este lugar, que de esta manera gozarían de una zona ajardinada de la que carecen, sino cualquier otro visitante».

En este sentido, para esta asociación resulta «incomprensible» que la Junta haya dado concesión para la instalación de este establecimiento« en un lugar de altísimo impacto visual y paisajístico, aunque es comprensible, a la luz de otras concesiones de este tipo por el litoral malagueño desde una política neoliberal salvaje en la que cualquier emprendimiento, por su naturaleza siempre privada, es apoyado con independencia del daño que pueda producir para los intereses públicos».

«Frente a ello, el Ayuntamiento de Torrox debe hacer valer los criterios de protección de los valores turísticos municipales, no para el uso y disfrute de unos pocos, tras pasar por una caja registradora, sino para todo ciudadano que desee hacer uso de este bien de interés público», ha apostillado el coordinador de GENA, el biólogo Rafael Yus.

Otro chiringuito a menos de 150 metros
Por otra parte, para el ecologista veleño, la existencia de este chiringuito «no se justifica porque a menos de 150 metros se encuentra otro, causándole una competencia desleal».  Además, a esta asociación le preocupa que la frecuencia de tránsito y residuos que originaría este establecimiento «podría aumentar el ya de por sí amenazado estado de la siempreviva malagueña (‘Limonium malacitanum’) y otras plantas rupícolas litorales que escasean en la costa malagueña.

Asimismo, para GENA «no se tiene en cuenta que a pocos metros del establecimiento que se pretende construir, hay una urbanización que estará obligada a sufrir el impacto acústico que genera normalmente un chiringuito, entre la música y los gritos». «Todo un despropósito que la Junta no ha tenido en cuenta a la hora de dar esta concesión», ha argumentado Yus. «Pedimos al Ayuntamiento que no dé ningún permiso de obras y que recurra esta concesión por ser perjudicial para los intereses públicos y de la población».

Por su parte, fuentes municipales negaron que se vaya a conceder una licencia de obras a este nuevo establecimiento, a pesar de haber sido autorizado por la Junta. «La construcción de nuevos chiringuitos es competencia municipal, y si el Ayuntamiento decide permitir alguno más de los que ya hay hará una subasta y consensuará su ubicación con la oposición y con los empresarios del sector», agregaron. «La Junta informa que no ve obstáculos para que se permitiera un chiringuito en esa zona, pero es el Ayuntamiento el que tiene que autorizarlo en su plan de playas y darle los permisos, además de la Demarcación de Costas del Ministerio», especificaron.

In this article



Bar Tulum Beach

Estamos en Rincón de la Victoria, Paseo de Nuestra Señora del Carmen, 153, junto a La Cañita

Paseo de Nuestra Señora del Carmen, 153, Rincón de la Victoria