Casi el 50% de los parados de Málaga han agotado todas sus prestaciones por desempleo

Los sindicatos alertan de que la situación actual está oscureciendo aún más las perspectivas laborales de aquellos colectivos con dificultades para encontrar empleo, como son los parados de larga duración.

El impacto de la pandemia ha elevado en algo más de un año un 30% las cifras de paro en Málaga hasta rozar los 200.000 desempleados y, de manera aún más significativa, ha disparado el número desempleados que ya han agotado todas sus prestaciones, según La Opinión de Málaga. Si a inicios de marzo de 2020, había casi 60.900 parados sin cobertura, la cifra ahora supera los 89.000, con un aumento del 46% en este periodo dominado por el Covid, según la serie estadística del Ministerio de Trabajo y Economía Social.



Según informa La Opinión de Málaga, los sindicatos alertan, además, de que la delicada situación está oscureciendo aún más las perspectivas laborales de aquellos colectivos con especiales dificultades para encontrar empleo. Uno de los segmentos que más preocupa es, precisamente, el de parados de larga duración, integrado por personas que llevan más de un año en el desempleo. Los últimos datos del Observatorio Argos del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) indican que el volumen de desempleados de larga duración prácticamente se ha duplicado, pasando de los 58.281 de cierre de febrero de 2020 (justo antes de que estallara la pandemia) a los más de 113.548 del pasado mes.

De los datos de Argos también se percibe cuál es el grupo más afectado por un largo desempleo que puede amenazar con volverse crónico: los desempleados mayores de 45 años. Las estadísticas reflejan que en Málaga hay 93.524 parados que superan esa edad, unos 17.000 más que cuando se produjo el estallido del Covid.

Por otro lado, el paro de larga duración tiene también un claro perfil femenino, según recoge La Opinión de Málaga. Del total de desempleados que llevan más de un año sin trabajo en Málaga, más de 72.000 son mujeres, lo que supone aproximadamente dos de cada tres.

En toda esta situación influye el hecho de que el sector servicios, uno de los que concentra mayor presencia femenina, ha sufrido una especial debacle en el año del coronavirus, debido al castigo que han sufrido segmentos como el turismo, la hostelería y el comercio. El paro en los servicios ha subido un 28% hasta los 143.800 desempleados. El 63% de estas personas (unas 91.500) son mujeres.

In this article