Alianza Editorial amplía su colección de libros de bolsillo con cuatro títulos imprescindibles de María Zambrano

En 2016 la colección del Libro de Bolsillo de Alianza Editorial cumplió 50 años. La editorial española ha crecido y ampliado su oferta en este medio siglo, pero el Libro de Bolsillo ha sido y es la joya de la corona, el buque insignia de esta editorial que gracia a esta colección abrió las puertas a las nuevas ideas para aquellos jóvenes españolitos que en 1966, cuando la colección se puso en marca, transitaban aún por un franquismo gris y pacato que el Libro de Bolsillo se encargó de colorear, con lecturas difíciles de conseguir en esos años de maestros como Kakfa, Prouts o Borges; o de españoles como Baroja y ese título que tantísimas ediciones añadió convirtiéndose en un texto imprescindible para muchos como la Estructura Económica de España, de Ramón Tamames.

Imprescindible en la historia del pensamiento filosófico español del último siglo ha sido la figura de la veleña María Zambrano y su aportación a esa filosofía poética que ella bebió en la poesía de San Juan de la Cruz y los textos de Ortega y Zubiri.



María Zambrano salió de España en enero de 1939. Su obra padecería durante décadas un desconocimiento particularmente monumental dentro de la ignorancia y el desdén que padecieron tantos exiliados españoles. Ese exilio intelectual persistió en ella más de lo esperado. Sin embargo, en 1984 volvió definitivamente. Cuatro años después sería la primera mujer en recibir el Premio Cervantes.

Estos años han servido para un mayor conocimiento de la obra de María Zambrano al pensamiento español, con una contribución original y rica.

Se vive ahora toda una etapa de engrandecimiento y valoración de la obra de Zambrano que es motivo de estudios y de un creciente interés en el universo intelectual latinoamericano y en buena parte de Europa.

En este escenario de recuperación del pensamiento de Zambrano es un acierto de Alianza editorial incorporar a la pensadora a su gran colección de bolsillo con la publicación de cuatro textos esenciales de la pensadora. Textos especialmente escogidos para que el lector conozca sus escritos de crítica cultural, de formación, los de contenido más político y, por supuesto, los que ahondan en su raíz filosófica.

Resaltar de entre los cuatro, uno de sus textos esenciales Claros del bosque, su libro con más vocación de creación filosófica y que permite con cierta sencillez vislumbrarla esencia de su pensamiento. Tanto este como los otros tres libros que Alianza edita en bolsillo viene precedido de un estudio introductorio que en el caso de Claros del bosque firma Juan Fernando Ortega Muñoz, presidente de la Fundación María Zambrano hasta 2013.

La tumba de Antígona es una breve pieza dialogada que ya editó la revista Litoral en su momento y que puede ser leída como un análisis literario o como una reflexión política, desde la recreación de la tragedia griega antigua hasta el drama del exilio español. Su introducción corre a cargo de Marifé Santiago Bolaños, profesora de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad Rey Juan Carlos.

Persona y democracia, uno de sus textos de contenido más político,y que constituye un manual esencial del compromiso cívico de esta actividad y, por ende, de muy aconsejable lectura para muchos de nuestros dirigentes políticos actuales. En esta ocasión , la introducción la realiza aquí Rogelio Blanco.

Hacia un saber sobre el alma, es uno de sus trabajos primerizos y supone por ello el germen de su pensamiento filosófico, que ella definía como la «razón poética» y donde Zambrano nos habla del «desamparo del hombre moderno. También aquí la introducción la realiza Juan Fernando Ortega Muñoz.

Las cuatro obras que edita Alianza permiten leer a una autora de una obra de temática muy variada y llena de escritos diversos sobre aspectos sociales, culturales o mitológicos, pero en los que late un único y original pulso.

Los textos permiten también conocer la faceta humana y trágica de esta mujer, nacida en Vélez-Málaga, que pronto se instaló en Madrid y que fue una rareza en su tiempo: una mujer filósofa, alumna de José Ortega y Gasset y Xavier Zubiri, profesora en la Universidad Central de Madrid y después, empujada al extranjero por la guerra y la represión, un paradigma de lo que la España del siglo XX hizo con sus talentos. El circuito de su exilio se hizo tan interminable que asumió, al fin, la condición de paria: Valencia y Barcelona hasta 1939, y después París, Nueva York, La Habana, México, San Juan de Puerto Rico, Roma, el Jura francés y Ginebra hasta que, en 1984, regresó a Madrid, donde falleció en 1991.

Y con todo nunca dejó de ser «aquella niña curiosa, enfermiza y extremadamente soñadora. que di mucha agonía a mi madre», según ella misma evocaba con cariño en una entrevista cuando avistaba ya la muerte.

Esta le llegó en 1991, en Madrid, pero tal como deseaba fue enterrada en su Vélez natal entre un naranjo y un limonero, donde reposan también los restos de su madre y su hermana «sus dos Aracelis» bajo una lápida donde se lee el verso de el Cantar de los Cantares que ella tenía como enseña: Levántate, amiga mía, y ven,

En este artículo



Multioficinas SL

¡Paga solo por lo que imprimes y ahorra costes! Distribuidor oficial Ricoh para Málaga

Multioficinas SL

¡Paga solo por lo que imprimes y ahorra costes! Distribuidor oficial Ricoh para Málaga