Tratan a dos perros con posible listeriosis en Andalucía, uno de ellos, en Málaga

Los veterinarios critican que la alerta sanitaria no advierta sobre los riesgos para las mascotas

La Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE) ha informado de dos perros con posible listeriosis detectados en Andalucía, la región más afectada por el brote que ha afectado a 200 personas.



Un galgo de 10 años, de una familia de Málaga afectada por la infección alimentaria, presenta «síntomas digestivos» y otro animal, en Sevilla, que tras ser sometido a un tratamiento ha sido dado de alta. Ambos comieron carne contaminada con la bacteria de la listeria.

Los dueños del galgo, cuyos miembros han sido hospitalizados a causa del brote de listeriosis, acudieron a un centro sanitario veterinario el pasado viernes por las sospechas de que su mascota pudiera estar infectada.
Desde la CEVE informan que no disponer «de pruebas serológicas que nos faciliten hacer diagnósticos más precisos y tampoco de protocolos oficiales de actuación ante un caso sospechoso.»

Asimismo, avisan que en este caso el diagnóstico «no va a poder confirmarse laboratorialmente, y está siendo tratado de forma privada y ambulatoria con tratamiento sintomático y sin intervención de las autoridades sanitarias, a las cuales se les ha comunicado en caso».

El segundo perro posiblemente afectado por la bacteria de la listeria, accedió «de manera accidental» a una cantidad de carne contaminada que se había desechado y sus dueños lo llevaron «inmediatamente» a un hospital veterinario de Sevilla, donde le realizaron un lavado de estómago y se administró un tratamiento antibiótico preventivo. El animal tras un periodo en observación ya ha sido dado de alta.

Una alerta sanitaria que no incluye los riesgos para los animales de compañía
El ente que reúne a los empresarios veterinarios asegura que «no entiende» que en la alerta sanitaria no se incluyeran advertencias sobre los riesgos que conlleva el consumo del alimento contaminado por parte de los animales de compañía.

 

In this article