La provincia de Málaga registró 186 agresiones a sanitarios durante el último año

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Málaga ha denunciado que durante el año 2020 se registraron un total de 186 agresiones a profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) a pesar de la bajada de la asistencia presencial en los centros sanitarios por la Covid-19, informa Cadena Ser Málaga.

SATSE advierte que los usuarios están pagando las deficiencias del sistema con los profesionales que les atienden en primera línea, como demuestran que la demanda de atención o la disconformidad con el trato son las principales causas que derivan en actos violentos.



En concreto, según los datos del registro del SAS recopilados por el Sindicato de Enfermería, en 2020 se produjeron en centros sanitarios de Málaga 54 agresiones físicas, la mayor cifra de Andalucía de este tipo, y 132 verbales, tales como amenazas o insultos.

Por centros la mayor parte de estas agresiones se concentraron en centros de la capital con 43 casos en el Hospital Clínico (21 de ellas agresiones físicas), 42 en el Hospital Regional (20 físicas) y 32 en los centros de salud del Distrito Sanitario Málaga. El resto de casos se reparten entre los centros de salud del Distrito Costa del Sol, con 25 agresiones registradas de ellas 5 físicas), el Hospital de la Axarquía con 10 (4 físicas), el Distrito Serranía con 9 casos, los centros de salud de los distritos La Vega y Valle del Guadalhorce con siete cada uno, seis en centros de Salud de la Axarquía y en la Serranía una agresión en el Hospital y nueve en centros de salud. En lo que respecta en general en Andalucía, se produjeron 1.042 agresiones en centros sanitarios, de ellas 176 físicas y 866 verbales, tales como amenazas o insultos. Aunque las cifras son inferiores a las de los años 2018 o 2019, en los que se registraron 1234 y 1507 agresiones respectivamente, son de extrema gravedad si se tiene en cuenta que se producen en un año en los que descendió sensiblemente la atención presencial en los centros sanitarios.

De hecho, a pesar de las especiales circunstancias del año 2020, SATSE expone que los datos de agresiones contra los profesionales de la Sanidad andaluza son incluso superiores a los de los años 2015 (935 agresiones, 731 verbales y 204 físicas) o 2016 (1000 agresiones, 794 verbales y 206 físicas), por citar un ejemplo.

Por provincias, el Sindicato de Enfermería detalla que Sevilla es la que contabiliza mayor número de ataques al personal del SAS en 2020 con un total de 279 (43 físicas), seguida de Málaga con 186 (54 físicas), Cádiz con 140 (13 físicas), Córdoba con 114 (24 físicas), Jaén con 90 (13 físicas), Huelva con 84 (11 físicas), Granada con 79 (9 físicas) y por último Almería con 70 víctimas de agresiones (9 físicas).

Entre las pretensiones que derivan en estas agresiones, para SATSE es llamativo que las principales tienen que ver con la demanda de atención, un 34% de los casos, bien por demandar atención fuera de la cita programada, sin cita previa, demandar prestación o medicación para un familiar o exigir un tratamiento distinto al prescrito.

También en un 30 por ciento la causa expuesta es el desacuerdo con el trato o conducta en el acto del profesional y un 23 por ciento carecen de causa aparente o no se ha logrado determinar.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería alerta que se ha detectado un incremento de la conflictividad en los centros sanitarios debido a que los usuarios descontentos con la asistencia responsabilizan a los profesionales de las carencias que sufren en la atención.

Para SATSE, el aumento de la presión asistencial tanto en Primaria como en los centros hospitalarios, las largas colas para ser atendidos en los centros de salud o la imposibilidad de contactar por teléfono con los mismos, están provocando un incremento de las situaciones de tensión, siendo las enfermeras y enfermeros los principales perjudicados al ser el primer profesional con que el usuario se encuentra.

Por todo ello, el Sindicato de Enfermería ha apelado una vez más para que se mantenga, en todo momento, una relación de respeto y confianza entre profesionales, pacientes y familiares.

De igual forma, SATSE recuerda que los problemas y carencias que pueden llegar a sufrir pacientes y familiares no son responsabilidad del profesional, que en muchas ocasiones es la primera víctima de las deficiencias y que hace todo lo posible para que no se vea afectada la calidad de la atención sanitaria a pesar de los duros meses que llevan sufriendo por la pandemia en unas condiciones de trabajo muy adversas.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, valora en cualquier caso el desarrollo del ‘Plan de Prevención y Atención de agresiones para los profesionales de sistema sanitario público andaluz’, negociado en Mesa Sectorial de Sanidad y publicado en BOJA el pasado mes de julio, si bien aboga por seguir incorporando medidas más contundentes y de prevención frente a las agresiones a los profesionales sanitarios en el desempeño de su actividad.

Urge indagar más en las causas de las agresiones para poder atajarlas pues, a juicio del Sindicato de Enfermería, el descenso de las mismas durante el año 2020 está motivado casi exclusivamente por el descenso de la asistencia presencial. De igual forma, SATSE concluye insistiendo en la necesidad de dotar los centros de recursos humanos suficientes a fin de evitar situaciones de conflicto generadas por largas demoras en la atención o el endurecimiento de las penas para los agresores regulando por ley el reconocimiento de delito a la autoridad pública la agresión al personal sanitario.

In this article