“Un Policía Local nunca está fuera de servicio”

El agente de la Policía Local de Vélez-Málaga, Luis Pérez Cárdenas, ingresa en la Orden al Mérito de la Policía Local de Andalucía, con la categoría de Cruz con distintivo verde. Pérez Cárdenas, estando fuera de servicio, intervino en un atraco en Torre del Mar en el que la víctima sufrió dos puñaladas en el abdomen. A él le gusta matizar: “Fuera de turno. Un Policía Local nunca está fuera de servicio”. En esta entrevista relata como sucedieron los hechos y como le ha influido aquel suceso.

Por Vanesa Fernández Rojas

Hay ciertas profesiones a las que uno se dedica por vocación. Dicen que “estás hecho de otra pasta”. Precisamente pertenecer a los cuerpos de seguridad son unas de ellas. El mes de diciembre ha comenzado de una forma especial para casi un centenar de policías locales de toda Andalucía que recibieron diferentes reconocimientos por su trayectoria por parte de la Junta de Andalucía. Distinciones que llevaban más de una década sin entregarse.

Por ello el agente de la Policía Local de Vélez-Málaga, Luis Pérez Cárdenas, ha tenido que esperar nueve años para ingresar en la Orden al Mérito de la Policía Local de Andalucía, con la categoría de Cruz con distintivo verde, por haber atendido a una víctima de un atraco a un establecimiento en Torre del Mar.

Han pasado menos de 24 horas cuando me reúno con él en las inmediaciones del Pabellón Cubierto de Torre del Mar. El malagueño Luis Pérez nos revela que se hizo Policía Local gracias a su hermano, que ya no está. “Me decía que por mis características físicas y mi forma de ser serviría para trabajar dentro del cuerpo de la Policía. Gracias a él, que fue un apoyo importante”.

Hace apenas unos días, concretamente el 25 de noviembre, que cumplió los 15 años de servicio. 15 años desde que aprobara las oposiciones en Vélez-Málaga, aunque ya llevaba varios años preparándoselas y presentándose en todas las convocatorias que se ofertaban por toda Andalucía. Después conoció a quien es hoy su mujer y madre de sus tres hijos, “familia numerosa” como nos indica entre risas.

¿Qué balance hace de estos años y qué destacaría?

El día a día de la calle. Hay muy buenos momentos con los compañeros. Llevamos un año en conflicto con el ayuntamiento, reivindicando mejoras. Llevamos mucho tiempo dejados, no sé por qué el ayuntamiento no quiere un servicio bueno de la policía local. Llevamos un gran atraso comparado con otros municipios, el servicio que presta es deficiente, no por el personal, son buenos compañeros y profesionales, sino por los medios que tenemos y las instalaciones que están ya en desuso. Hay grandes profesionales y personas dentro de la plantilla. En el día a día siempre hay cosas buenas y cosas malas.

Precisamente por una intervención estando fuera de servicio es por lo que ha recibido esta distinción…

Es uno de los inconvenientes o satisfacciones que puede pasar porque vives aquí, aunque puede pasar en cualquier sitio; si estás fuera de tu municipio también intervendrías en cualquier situación en la que veas un hecho delictivo. Estaba fuera de turno, porque fuera de servicio un policía nunca está.

¿Puede contarnos cómo recuerda hoy lo ocurrido ese 18 de junio de 2008 en Torre del Mar?

Eran las horas previas a incorporarme al turno de noche. Alrededor de las 20,30 h., en verano, que los días son más largos, iba paseando con un amigo por la zona. Estábamos a unos 15 metros del establecimiento, en calle Cipriano Maldonado, frente al Instituto María Zambrano, una señora salió del establecimiento fotográfico a pie de calle chillando, muy nerviosa, gritando que le estaban robando, que habían atracado a su marido y en un lance del momento le habían dado dos puñaladas. Intervine, reduje al hombre en el suelo y mientras vinieron los compañeros taponé la herida. Se montó un gran revuelo en cuestión de minutos. El atracador opuso bastante resistencia y me lesioné el dedo pequeño de la mano derecha. Un vecino de la zona, viendo la situación y que yo estaba sólo me echó una mano. El dueño del establecimiento, que recibió las puñaladas, estaba muy grave. Era un cuchillo de unos 40 centímetros y le atravesó la barriga. Gracias a Dios la cosa salió bien, nunca sabes qué puede suceder después.

“Al principio no sabía la magnitud, pero al rato, pensándolo fríamente te das cuenta de la acción, pero creo que cualquier personal habría actuado igual, al menos eso pienso yo”.

Tuve que personarme para comparecer en la Policía Nacional y posteriormente me incorporé al servicio en mi correspondiente turno de noche aunque tuve que abandonar mi puesto porque conforme avanzaba la noche se me estaba inflamando la mano. Hablé con mi jefe (José Andrés Montoya), que en todo momento me apoyó, incluso me dijo que por qué no se lo había comentado antes. Fui al hospital y allí la doctora que estaba operando al agredido (que se había interesado por mi estado) vino a comentarme que gracias a mi intervención taponando la herida no se desangró, porque perdió mucha cantidad de sangre y de lo contrario habría perdido muchos litros. Al principio no sabía la magnitud, pero al rato, pensándolo fríamente te das cuenta de la acción, pero creo que cualquier personal habría actuado igual, al menos eso pienso yo.

¿Conocía a la víctima? Actualmente ¿siguen teniendo relación?

Aún lo veo de vez en cuando y le han quedado secuelas de por vida. Una de las puñaladas en el abdomen le perforó los intestinos, lo que le impide hacer cualquier tipo de esfuerzo. Pasaba mucho por allí y de vernos a diario nos saludábamos. Es vecino de la zona y también habíamos coincidido alguna vez en el gimnasio. A raíz de este incidente tenemos más relación y le pregunto a menudo por cómo se encuentra.

¿Cómo reaccionó su familia?

Cuando llegué ensangrentado a casa y mi mujer había escuchado las sirenas de policía y ambulancia se asustó bastante. Estuvimos hablando un rato y se tranquilizó bastante. Nunca me han dicho que abandone el cuerpo, es nuestro día a día, no podemos decir ahora sí o ahora no.

¿Qué repercusión tuvo este incidente?

El alcalde entonces (Francisco Bonilla) y el concejal (delegado de Policía Local, Protección Civil y Movilidad, Antonio Arrieta y posteriormente Juan Herrera) hicieron un reconocimiento público en prensa y también solicitaron por escrito que se hiciera en el Pleno. El Jefe de la Unidad Operativa (subinspector José Antonio Ríos) fue quien realizó el escrito junto al sindicato UPLB secretario de administración (Francisco Ranea Díaz) de propuesta de reconocimiento meritorio a la Junta de Andalucía.

“Es muy bonito que tengan en el recuerdo cosas que han pasado”.

¿Cómo vivió ayer la jornada?

El acto fue muy emotivo, estaban todas las autoridades, Susana Díaz (presidenta de la Junta de Andalucía), presidente de la FAMP, la consejera de Justicia, el alcalde de Vélez (Antonio Moreno Ferrer), subinspector Ranea… Fue un acto muy emotivo y tuvo momentos muy emocionantes, porque hubo reconocimientos a dos compañeros que habían perdido la vida en acto de servicio y estuvieron sus padres recogiendo la medalla … Es muy bonito que tengan en el recuerdo cosas que han pasado.

¿Qué es para usted ser Policía Local?

Uff… son muchos momentos. Lo pasas mal y lo pasa bien; hay de todo.

En este artículo



Centro Sirach

Siéntete fuerte! Siéntete joven!! Servicio profesional de nutrición, estética, y bienestar

Avenida Doctor Marañón, 2, 29740 Torre del Mar

Escuela de Idiomas Inlingua

Inglés y francés para la obtención de B1, B2 y C1. Inglés para niños, desde 3 años

Calle Montera,1, Vélez-Málaga, Málaga