Asistimos últimamente, tras la irrupción de los nuevos partidos políticos y las nuevas herramientas de comunicación telemáticas, a un crecimiento desmedido del “postureo mediático”.
 
        En nuestro país, el pasado 26 de junio, casi ocho millones de españoles dimos la confianza al proyecto del Partido Popular que encabeza Mariano Rajoy y el resto de formaciones políticas sufrieron un retroceso en sus intenciones según todas las encuestas.
 
        Muchas veces obviamos que el Partido Popular representa a una importante “mayoría silenciosa” de España; vecinos que no se manifiestan constantemente en la Plaza Mayor, en la Plaza de las Carmelitas, a través de asociaciones de vecinos que agrupan a los mismos vecinos que la forman, etc.
       
        Después de asumir el fracaso de la operación “Todos contra el PP” muchos de ellos continúan incendiando las redes y los espacios de opinión para hacernos creer que los ciudadanos nos hemos equivocado votando.
 
        Al gobierno se viene entrenado. Está claro que la gente quiere que nos entendamos, que dialoguemos. Resulta curioso que el PP consiguió el pasado 26 de junio la mayor diferencia respecto al segundo partido en número de escaños, porcentaje de voto y papeletas en las urnas, de la historia de la democracia cuando no se ha producido mayoría absoluta. Y ahora es cuando siguen cuestionando la legitimidad democrática del resultado electoral. La mayoría simple de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero y la consiguiente opción de gobierno nadie la puso en duda en su momento.
 
        El Partido Socialista debe seguir estando llamado a ser un partido de gobierno y por tanto no puede quemarse a lo bonzo enrocándose en posturas de partidos antisistema. Debe dejar gobernar a los ganadores y tiene la obligación de consensuar los grandes asuntos que tenemos pendientes, incluso la reforma constitucional. Resulta curioso ver hace unos días a una responsable del Partido Socialista del País Vasco diciendo “no” al Partido Popular cuando es conocida por haber sido consejera del gobierno vasco por el apoyo sin ninguna condición del Partido Popular. Ver para creer.
 
        A los actores, que hay muchos, les pido que se dejen ya de actuaciones estériles, que España necesita confianza, futuro, creación de empleo, ser fuertes en Europa y tantas aspiraciones legítimas de este país. Para ello estamos llamados los partidos constitucionalistas. Y el PSOE tiene una oportunidad de oro que no debería desaprovechar y también debería unirse Ciudadanos.
 
        No es tiempo para los populismos. Los resultados han sido claros y evidentes.
 
        El teatro para el Lope de Vega(ojalá sea pronto una realidad, pero también en este tema seguimos actuando como con el centro de AFADAX)




Torrenigma

Una Sala de Escape única en su clase ahora en Torre del Mar

Calle Isidoro Rivas, 3, 29740 Torre del Mar

Mesón el Jazmín

Excelente cocina innovadora y una extensa carta de vinos

Calle los Prados, 1, 29740 Torre del Mar, Málaga