María Zambrano, Hija adoptiva y predilecta de Segovia

La filósofa y ensayista de Vélez-Málaga vivió su niñez y adolescencia en Segovia.

Segovia ha nombrado Hija adoptiva y predilecta de la ciudad a la filósofa y ensayista María Zambrano, en un acto que ha tenido lugar en el patio del Ayuntamiento y que ha contado con la participación de la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero; el miembro de la Fundación María Zambrano, José Luis Mora; la concejala de Cultura, Marifé Santiago, y el director de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, junto a representantes de la cultura, la educación y de la sociedad segoviana en su conjunto.

Este nombramiento se otorga a las personas que no han nacido en Segovia, pero que han vivido en ella por un periodo de tiempo y han difundido las virtudes de la ciudad como si fuese su propia ciudad natal.

María Zambrano (Vélez-Málaga, 1904-Madrid, 1991) vivió desde 1909 hasta 1924 en Segovia, donde se trasladó su padre Blas Zambrano para dar clases de Gramática Castellana en la Escuela Normal de Maestros de la ciudad. Fue una de las pocas chicas que estudiaron en el Instituto General y Técnico de Segovia, actual IES Mariano Quintanilla, y en sus años de juventud ya despuntaba como una pensadora importante. En Segovia coincide, dialoga y reflexiona con intelectuales que se agruparon en torno a la Universidad Popular, como Antonio Machado, Emiliano Barral o Miguel de Unamuno. En 1922 pronuncia una conferencia en el Teatro Juan Bravo sobre la situación moral e intelectual de la España de la época. En esta ciudad entabla también relación con Lorca o León Felipe.
En Segovia se fragua en María Zambrano su aprendizaje ético, social y político. Definió a Segovia como “un lugar de la palabra”, y posteriormente, cuando se ve obligada a exiliarse en 1939 durante 40 años en países como Cuba, Puerto Rico, Italia o Suiza, llamaba a Segovia su “ciudad ausente”, a la que no pudo volver ni para recibir su entrada en la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce.
A partir de ahora, María Zambrano comparte distinción con el gran poeta y escritor Antonio Machado, que lo recibió a título póstumo en 1985.
Los ayuntamientos de Segovia y de Vélez-Málaga, que ocupa la presidencia de la Fundación María Zambrano, y la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, han firmado recientemente un convenio de colaboración para la difusión y el conocimiento de la vida y obra de María Zambrano, así como otro tipo de intercambios culturales, continuando la labor de reconocimiento que la ciudad de Segovia realiza en torno a una de sus ciudadanas más ilustres.
Para el otoño se está trabajando en unas jornadas entre ambas ciudades para hablar de la presencia de Zambrano en las mismas. Asimismo, la Fundación quiere editar la obra completa de Blas Zambrano y sacar a la luz algunos apuntes de la madre de Zambrano que fue profesora en el CEIP Santa Eulalia. También colaboraran en los actos que se preparan el centenario de la Universidad Popular.

En este artículo



Axarquía Salud

Expertos en recuperar tu salud. Buscamos la excelencia para ofrecerte el mejor servicio

Av. Vivar Téllez, 7, 29700 Vélez-Málaga

Bodega la Barraca

Auténticas paellas valencianas cocinadas por un valenciano

Calle Bahía, 4, Torre del Mar