Los helados de Ana Garrigós cumplen medio siglo en Vélez-Málaga

Hoy, cuando termine la Feria de San Miguel, ya estaremos preparados para recibir el otoño y esperaremos con impaciencia la que será la temporada 51 de los helados de una jijonenca hecha veleña.

Por Vanesa Fernández Rojas.

De una forma o de otra, hay costumbres que se convierten en tradiciones y tradiciones que forman parte intrínseca de una ciudad, de una época.

Pues eso es exactamente lo que pasa con las heladerías Ana Garrigós.

Aquí nos negamos a que se acabe el verano tan pronto, y lo prolongamos unos días más. Hoy, cuando termine la Feria de San Miguel, ya estaremos preparados para recibir el otoño.

Y se cerrarán un año más las puertas de estas heladerías; habrá que esperar otro ciclo, unido a una tradición muy nuestra, la Semana Santa. Sus balcones serán engalanados con palmas blancas decoradas, para saludar las primeras procesiones, las de la cantera cofrade, los tronillos, y por Canalejas veremos a familias ya disfrutando de nuevo de los sabores del verano. Sabores tradicionales a los que se han sumado las nuevas tendencias de dulces y galletas infantiles ¿cuál nos traerá el año que viene? Ya queda menos para adivinarlo.

Pero no me negarán que entre su amplia carta de variedades, ya es un clásico su “blanco  y negro”, el tradicional de nata helada y granizado de café, aunque jugar con la variedad de helados hace que cada copa sea especial.

Durante este verano que acaba de concluir, se han celebrado las 50 temporadas desde que estas heladerías nos trajeran su tradición jijonenca a Vélez-Málaga y con ello a toda la comarca de la Axarquía.

Aunque en sus inicios llevaron por nombre el gentilicio de su fundadora, “La Jijonenca”, no fue hasta 1982 cuando cambiaran su denominación para rendir homenaje a la matriarca empresarial, doña Ana Garrigós.
Una jijonenca hecha veleña, unos sabores de allí que ya son tan nuestros que degustarlos allí parecen trasladarnos a Canalejas.

Hace unos años los Coros y Danzas de Vélez-Málaga realizaron un intercambio cultural con un grupo de baile de Jijona. Una emocionada Ana Garrigós acudió a ver la actuación, a los veleños, como si de algo suyo se tratara, nombrada con cariño por los representantes folklóricos en tierras levantinas. Y es que aunque ya se haya retirado en su Jijona natal, son muchos años, muchos recuerdos los que la une a Vélez-Málaga.

Hoy sus hijos son los responsables de mantener el buen hacer, el buen sabor, la tradición, en las tres heladerías en las que continúan elaborando de manera artesanal y, ante todo, profesional, con más de treinta empleados a su servicio para crear y ofrecer su amplia variedad de sabores y de tartas heladas. ¿Recuerdan aquellos cumpleaños en los que esperaban a que algún familiar viniera con esas originales tartas para soplar las velas?
Ya son 50 ¿un deseo antes de soplarlas? Que sean al menos otros 50 más.

En este artículo



Cafetería Azúcar

Un nuevo concepto de gastronomía: desayunos naturales, carta sin gluten, vegana y mucho más.

Calle del Mar, 37, Torre del Mar

Bodega la Barraca

Auténticas paellas valencianas cocinadas por un valenciano

Calle Bahía, 4, Torre del Mar