La Policía Nacional detiene a dos falsos revisores del gas por estafar a ancianos

Sus víctimas eran personas especialmente vulnerables por su edad que se encontraban solas en sus viviendas y a las que cobraron entre 330  y 761 euros

 Agentes de la Policía Nacional han detenido en Marbella a dos hombres –de 37 y 24 años, respectivamente y nacionalidad española- como presuntos responsables de delitos de estafa. Además, hay otro hombre de 30 años investigado por un delito leve de estafa. Todos ellos se hacían pasar por falsos operarios de una empresa de gas para conseguir acceder a domicilios de personas mayores. La investigación ha permitido el esclarecimiento de dos estafas cometidas en viviendas marbellíes.

Las investigaciones se iniciaron en diciembre cuando una mujer denunció que su madre había sido víctima de una estafa, a raíz de que dos individuo hubieran realizado en su vivienda una revisión del gas. Los revisores, tras cambiar la alcachofa y el tubo de la instalación, hicieron firmar a la victima un contrato por importe que le generó un desfalco de 761,89 euros.

Partiendo de esta información, los agentes realizaron varias pesquisas que les permitieron comprobar la existencia de otro hecho similar en otra vivienda de Marbella. Por esta razón establecieron un dispositivo específico para la localización y detención de los autores.

Tras varios meses de investigaciones el dispositivo culminó con la detención de dos hombres -dos jóvenes vecinos de la provincia de Cádiz- a los que se les atribuye hasta el momento la comisión de dos delitos de estafas. Igualmente ha sido investigado otro hombre por su presunta implicación en un delito leve de estafa.

Falsos revisores

El “modus operandi” consistía en que los falsos revisores se personaban en los domicilios provistos de documentación acreditativa, herramientas específicas y debidamente uniformados –exhibiendo en su ropa el logotipo de una supuesta empresa revisora del gas- además llevaban un datáfono para facilitar los pagos.

Así hacían creer a las víctimas que se encontraban ante una revisión legal realizada por una empresa instaladora autorizada y personal cualificado. Informaban a los clientes de que el importe por la revisión era de unos 50 euros aunque en los casos investigados, a la hora de realizar el cobro el el importe oscilaba entre los  330  y 761 euros. En uno de los casos hicieron firmar un contrato a la victima fraccionándole el importe, mientras que en el otro, pagó en efectivo.

Consejos para evitar ser víctima de este tipo de delitos

Si se encuentra con una o varias personas en la puerta de su domicilio y duda si se trata de una revisión real o falsa, tenga en cuenta los siguientes consejos:

– Exija su acreditación y mantenga la puerta cerrada hasta que se identifiquen plenamente. Los operarios deben disponer de una identificación de revisor o instalador autorizado.

– En los casos de revisión del gas debe saber que para el butano dicha revisión es obligatoria cada cinco años y a solicitud del interesado. Nadie puede imponer una antes de ese plazo, salvo modificaciones en las instalaciones. Además generalmente la compañía con la que se tiene contratado el suministro llama al usuario con anterioridad.

– En caso de duda, llame a la empresa suministradora del servicio, pero nunca utilizando los números de teléfono aportados por los propios operarios.

– Recuerde, desconfianza racional ante las personas que llaman a su puerta, ante la duda, no la abra.

En este artículo



La Cantina mexicana

Nuestros platos están elaborados con los auténticos chiles mexicanos.

Avenida Antonio Tore Tore, 3, Torre del Mar

La Cantina mexicana

Nuestros platos están elaborados con los auténticos chiles mexicanos.

Avenida Antonio Tore Tore, 3, Torre del Mar