La Justicia condena al expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz a tres años de prisión por defraudar 1,2 millones

La Audiencia Provincial considera que ocultó en los IRPF de 2008 y 2009 cheques de origen desconocido, beneficios de la venta de acciones y cesiones de inmuebles

La Audiencia Provincial ha condenado a tres años de prisión y el pago de una multa de 1,2 millones de euros al que fuera presidente del Real Madrid entre los años 1995 y 2000, Lorenzo Sanz. La Sección Quinta del alto tribunal considera probado que el empresario ocultó a Hacienda casi seis millones de euros al hacer la declaración de la renta correspondiente a los años 2008 y 2009, cantidad por la que debería haber abonado 1,2 millones que nunca llegó a pagar a las arcas públicas.

Los tres magistrados que conforman la sala entienden en concreto que Sanz escondió a la Agencia Tributaria “cuantiosas rentas” provenientes de diversas fuentes de ingresos. Por un lado, relata la sentencia a la que ha tenido acceso El Confidencial, el contribuyente evitó declarar varios aspectos vinculados a la sociedad Nuada, de la que era administrador solidario, como los impuestos derivados de la cesión gratuita de un inmueble a la familia de Sanz u otros ingresos procedentes de la entidad que el expresidente del Real Madrid evitó declarar.

Asimismo, continúa la resolución, Sanz tampoco declaró otras “ganancias de su patrimonio”. En concreto, las derivadas de la venta en 2008 de 83 participaciones que eran de él y de su esposa en la sociedad francesa Paradiso, así como la transmisión de una vivienda en Marbella que era de la mujer de Sanz. Por estos dos conceptos, el matrimonio obtuvo cuatro millones en 2008 y 1,2 millones al año siguiente. Igualmente, el condenado tampoco declaró otro tipo de ganancias “no justificadas”. Se trata de “transferencias y cheques bancarios” con “importantes cantidades” de dinero “cuyo origen no fue justificado” por el empresario ni la Agencia Tributaria pudo posteriormente acreditar. Según la sentencia, 214.000 euros en 2008 y 37.000 en 2009.

La sala considera probado que Sanz ocultó estos ingresos a Hacienda “de forma intencionada” con el fin de “obtener un beneficio fiscal ilícito”. Los magistrados, sin embargo, sacan del saco a la mujer del empresario.

“No ha quedado acreditado que María Luz Durán, cónyuge del acusado, conociese el propósito defraudador” de su esposo, “participase u ostentase capacidad decisoria en la confección y presentación de las declaraciones tributarias relativas a los IRPF de 2008 y 2009”, entiende la sentencia. No obstante, matiza la resolución, “en tanto casada en régimen de gananciales con el acusado y no constándole ninguna otra fuente de ingresos, se benefició de las cantidades dejadas de ingresar por esta al erario público, aplicando las mismas al sostenimiento de los gastos derivados de la unidad familiar”.

En este artículo



Divino Tapas y Vinos

Muchos son los secretos que atesoramos y nos gustaría compartirlos con todos vosotros.

Calle Pasillo Batería, 9, 29740 Torre del Mar, Málaga

Divino Tapas y Vinos

Muchos son los secretos que atesoramos y nos gustaría compartirlos con todos vosotros.

Calle Pasillo Batería, 9, 29740 Torre del Mar, Málaga