El triste final de Salvador Lanza, el ganadero de Caleta de Vélez muerto tras ser atacado por un becerro

El hombre, de 59 años, llevaba toda su vida dedicado a la cría de vacas, estaba separado y tenía dos hijos, que viven en Alemania con su exmujer, informa Diario Sur.

Se llamaba Salvador Lanza López. Tenía 59 años, los había cumplido el pasado abril, en pleno confinamiento. Era el segundo de tres hermanos, naturales de Caleta de Vélez. Hijo de ganaderos, desde pequeño se había dedicado también a la cría de reses. Primero de leche y desde hacía dos décadas, al ganado vacuno de carne. Pero en la tarde del pasado lunes, la profesión que tanto amaba le jugó una mala pasada y acabó con su vida bruscamente.



Eran las 16.30 horas. Hasta la finca, situada junto al cauce bajo del río Seco, en la que criaba media docena de becerros, se habían desplazado unos compradores de Granada para cerrar el trato y llevarse a los animales en un camión adaptado. Sin embargo, cuando los ganaderos estaban introduciendo en el vehículo a los becerros, unos de ellos se revolvió. Salvador intentó guiarlo con la ayuda de una vara, pero el animal se giró, lo embistió contra una pared y le causó numerosas heridas en el tórax.

Dos ayudantes de Salvador consiguieron apartar al animal, de 400 kilos, pero no pudieron hacer nada por él. «Era una buenísima persona, no se metía nunca con nadie, le encantaban los animales, y esa era su vida, venía varias veces al día a echarles de comer«, confesó ayer a Diario Sur Paco García, agricultor con una parcela arrendada en las proximidades de la explotación.

Al igual que el Cortijo Los Hierros, donde ocurrió el trágico suceso, las tierras que lo rodean, situadas entre Caleta de Vélez y Torre del Mar, son propiedad de la sociedad Larios, que los alquila. «Antes tuvo vacas de leche, pero ya llevaba unos años criando los becerros para carne», apostilló Antonio, otro de los campesinos de la zona. En las proximidades del cortijo hay una urbanización, Los Puntales. Las viviendas apenas distan cien metros de la explotación ganadera, donde ayer ya no había ningún animal. «Se los llevaron por la noche, después de lo que pasó», contó Encarnación, una de las vecinas. «Escuchamos mucho jaleo y nos asomamos, había ambulancias, policía, Protección Civil, es una lástima, pobre hombre, era muy buena persona. Siempre que teníamos pan duro se lo dábamos para los animales«, dijo.

Salvador, al que todos en Caleta de Vélez conocían como ‘Salvori’, estaba separado. Su mujer se fue a Alemania, de donde era natural, con los dos hijos que tenían en común. «Venían a verlo varias veces al año», aseguró Encarnación. La autopsia al cadáver fue realizada ayer en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga. La Brigada de Policía Judicial continuó con la toma de declaración a los que presenciaron lo sucedido, como el comprador de los animales, procedente de Granada.

In this article



VisualMarket Óptica Outlet

Tu cuidado visual y la moda a unos precios que te puedes permitir

Avda. del Sol, 2, (El Tomillar) Torre del Mar