El Murcia se lleva la eliminatoria y el Vélez la mejor entrada de la década

El Vivar Téllez registró la mejor entrada de la década, superando el millar de aficionados, y esta gran afluencia de público no pudo celebrar el pase a la siguiente eliminatoria de la Copa Federación. El Real Murcia se llevó la victoria por 0-2 y elimina a los veleños, que dieron la cara y que cayeron en la última media hora. 

Excepcional ambiente, gran entrada en el estadio veleño, que respiraba las grandes tardes-noches de partidos como los de la liguillas de ascenso a 2B. El Vélez se topó con un rival superior, eso se sabía, que dominó, que presionó, pero que apenas creó peligro ante un Martin Mapisa que cazó todos los balones aéreos servidos sobre su meta. Francis Parrado no pudo contar con Arturo y Emilio Guerra, y dio descanso a Antelo y Javi Fernández, con oportunidades para Urbina o Samu Benítez, o el propio Álvaro García. El ex del Torremolinos firmó los dos remates veleños, pero sin mucho peligro. La ocasión más clara para los pimentoneros fue para Juanma, pero ahí estaba siempre Mapisa, que se adornó con una palomita. 



En el segundo tiempo, llegaron más ocasiones y los goles. En el 54, una contra llevada por Vergara, y la internada de Pato por la izquierda, acabó con un lanzamiento de este sobre el exterior de la red. En el 58, llegó el mazazo, saque de esquina, que cazó por alto Alex Melgar que había entrado en el 2º tiempo. Otra torre más con un equipo de gran envergadura. Sin tiempo para meterse en el partido, una contra por la izquierda la concluyó Toril con el desolador 0-2. Quiso reaccionar el Vélez, con polémica por un gol anulado a Javi Fernández, que sacó una falta cuando se colocaba la barrera, con otros intentos más, pero el marcador no se movió, no hubo milagro como ante el Loja. 

Eso si, el aplauso final y la comunión afición y equipo, que ahora tendrá otro test complicado, le espera otro histórico, el Real Jaén y en La Victoria. 

En este artículo



Restaurante Belga La Brasserie

Cerrado para frenar el coronavirus. Nosotros también nos quedamos en casa

{