El desgarrador llanto de un Policía Local de Torrox con dos ictus al ser homenajeado

“Antonio el Municipal”, tras 45 años de servicio, llora desconsoladamente como un niño al recibir el merecido reconocimiento del alcalde, Oscar Medina.

Era vísperas de Navidad de 1971 cuando el entonces alcalde de Torrox, Manuel Palomas, ordenó llamar a un joven de 22 años. "Cítese en la Jefatura de Policía a D. Antonio Sánchez", decía una escueta nota que el Oficial Diego Salvatierra entregó al Policía Francisco Rodríguez.

Personado en su domicilio el agente, no pudo contactar con Antonio, que estaba en el campo trabajando, por lo que en su ausencia fue informado su padre de la obligación de comparecer sin que se le precisara motivo alguno. Cuando Antonio regresó de trabajar su progenitor le esperaba impaciente:"Los municipales han venido en busca tuya para que te presentes. Como hayas hecho algo que no debías, prepárate", le espetó.

Pero lo único que había hecho Antonio era que había superado las pruebas de acceso al cuerpo y tenía que tomarse las medidas para el uniforme, un uniforme que se colocó por vez primera aquellas navidades de 1971 y que lució ya para el resto de su vida.

En aquella época no había turnos de servicio, se trabajaban 24 horas al día. No había taquillas y el uniforme era obligatorio vestirlo siempre, hasta para comprar el pan o visitar a su novia. Laura esperaba paciente a que su novio "Antonio el Municipal", como pronto todos comenzaron a conocerlo,  controlase la entrada al cine y luego, una vez acomodado el personal, pasaban ambos a ver la película como una pareja más. Eso sí, casi siempre se perdían el final. Había que organizar la salida. 

El sueldo no era demasiado elevado. El campo dejaba más, pero aunque en varias ocasiones lo pensó, su vocación de servir hizo que continuase vistiendo el uniforme.

El 24 de septiembre de 2010 Antonio Sánchez con 62 años y a las puertas de 40 años en el Cuerpo de Policía Local, estaba de servicio cuando sufrió un ictus que le apartó del servicio activo. Pero un ictus no era suficiente para apartarlo de lo que había hecho casi toda su vida. Pocos meses después, se levantó y con su bastón y su mujer, la incansable Laura,  vigilaba que la Plaza estuviera en orden.

Pero la vida le deparaba otra dura prueba y en junio 2015 un nuevo ictus le postraba en una silla de ruedas hasta el día de hoy. 

El alcalde, Oscar Medina, no ha querido dejar pasar la oportunidad de reconocimiento a un hombre cuya entrega por los demás ha sido máxima.  Así el pasado 5 de noviembre, con motivo del día de la Policía Local de Torrox, sus compañeros y las autoridades se rindieron a la grandeza y al ejemplo de Antonio Sánchez Jaime en un acto homenaje junto a otros compañeros.

Antonio no pudo aguantar tanta emoción y un llanto desgarrador estremeció a todos los presentes y especialmente al primer mandatario torroxeño, Oscar Medina, que intentaba darle consuelo como buenamente podía.

En el acto institucional celebrado en el salón de Plenos fueron reconocidos por el Ayuntamiento de Torrox un total de nueve policías. Los Oficiales Salvador Ramos, Alejo Villena, Salvador Bermúdez y Fernando Medina junto con los Agentes Alfonso Rico, Rafael Rodríguez, Francisco Zurita, Antonio Márquez y el protagonista de nuestra historia, Antonio Sánchez Jaime. Familiares, compañeros y autoridades fueron incapaces de contener las lágrimas ante el llanto incontenible de un policía en silla de ruedas. El de "Antonio El Municipal", "el del Henchidero", para más señas.



Marisquería Encinas

Mariscos frescos pescados con barco propio. Del mar a Marisquería Encinas.

Carretera de Almería, 70, Torrox

Marisquería Encinas

Mariscos frescos pescados con barco propio. Del mar a Marisquería Encinas.

Carretera de Almería, 70, Torrox