Opinión: El Rincón de Carlomagno 

Crónica semanal de

Rincón de la Victoria

por Víctor L. Carlomagno

 

De los malestares del verano. Entre aparcar, conseguir un rescollo de arena en la playa y sobrevivir a las medusas, y la que se viene con la falta de institutos educativos.

De poder aparcar en Rincón

Será que es muy costoso, abordar un proyecto de aparcamiento que satisfaga a la gran mayoría de vecinos, sin menoscabar las posibilidades del turista

Desde hace algunos años y en un marco cada vez más acuciante, el problema de aparcar en época de vacaciones de verano es una de las calamidades que sufren todas las ciudades y pueblos, especialmente los pequeños centros turísticos como Rincón, que duplica su población tanto en personas como en vehículos. En ciertas ciudades se contemplan zonas de aparcamiento para residentes, en otras al menos en época estival, se aprovechan los terrenos que haya libres, para habilitar plazas de aparcamiento extras. Será que es muy costoso, abordar un proyecto de aparcamiento que satisfaga a la gran mayoría de vecinos, sin menoscabar las posibilidades del turista… ya que en Rincón, deberíamos caber todos. Así las cosas, vemos doble fila de vehículos, bados ocupados descaradamente, aparcamientos insólitos y también zonas de carga y descarga que quedaron obsoletas y reducen el espacio utilizable sin sanción. Todo el conjunto, contribuye a un malestar generalizado, de vecinos y visitantes por igual.

De playas “Q” y medusas “XXX”

Aunque se intente recuperar la playa con arena de cualquier “especie”, cada logro conseguido, sucumbe ante la siguiente marejada

Luego de un 2017 plagado de temporales como nunca antes se habían visto, las playas de Rincón, La Cala especialmente y Torre de Benagalbón, quedaron destrozadas. Curiosamente, y como si fuera otro el escenario playero, nos otorgan a las tres playas la “Q” de calidad. Que bienvenidas sean, ya que es un hecho reconfortante como reclamo turístico, pero que en la práctica y a la vista está, no se condice con el estado lamentable de las mismas, hasta el punto en que muchos vecinos lo toman como un mal chiste, o como un sarcasmo nefasto, por decir poco. Piedras en lugar de arena, socabones, majestuosos escalones y una plaga de medusas de las que todavía, el Aula de Mar de Málaga está intentando esclarecer su magnitud y sobre todo, hasta cuando estarán presentes. También estas medusas tienen agravante, ya que según estudios recientes, el calor inusitado hace que su efecto sea más urticante que de costumbre. Por más que un equipo de gobierno, y aquí ya no importa de que color político sea, porque es un hecho repetido, y gobierno tras gobierno, aunque se intente recuperar la playa con arena de cualquier “especie”, cada logro conseguido, sucumbe ante la siguiente marejada. Es un mal que viene acrecentado por el cambio climático, que no solo afecta a los rinconeros y a sus visitantes, sino que se manifiesta en toda la costa litoral de la provincia. Por lo menos este año, y tras mucho debate, críticas y lucha de competencias, se espera que prospere una moción conjunta, institucional, que reclama desde el último pleno ordinario una solución a los problemas de las playas.

De educación de calidad en un medio confortable

La actividad educativa estará rodeada de maquinaria y materiales en constante movimiento, de polvo de productos nocivos para la salud flotando en el ambiente, y ruido, mucho ruido.

 

Dejando a un lado los “contenidos” y los “mejorables” planes educativos para otro momento, nos referimos al entorno, el medio y lugar físico donde se formarán los estudiantes de la enseñanza pública en Rincón, que en contra de ser educados por lo menos en condiciones, a las aulas prefabricadas de otros años, este ciclo 2018-19 sumará aulas dentro de las obras. Ya se ve en supermercados y tiendas, que se prepara la temporada escolar… y este año se sumará a muchos anteriores de falta de espacio, masificación y detrimento del confort mínimo del que deberían gozar educadores y educandos. La construcción de este cuarto Instituto en el municipio rinconero es una necesidad imperiosa. Desde hace más de 5 años, se reclama su construcción, ante la masificación de los otros tres Institutos de Rincón. Que hubo una completa falta de planificación e ineficacia desde la Junta de Andalucía, es innegable. También lo es que la utilización política del asunto tampoco ha servido hasta ahora, para evitar los retrasos y acelerar los trámites. La novedad de este próximo ciclo lectivo viene porque al parecer, se darán clases dentro de una obra. Así veremos a los menores en una situación de evidente riesgo para su seguridad. La actividad educativa estará rodeada de los accidentes que lamentablemente ocurren en el ámbito de la construcción, de maquinaria y materiales en constante movimiento, de polvo de productos nocivos para la salud flotando en el ambiente, y ruido, mucho ruido. La pérdida de calidad educativa que provocará el marco de la zona de estudio por las distracciones, la falta de atención del alumnado a causa de los ruidos que se producen en las obras, afectarán al colectivo educativo, con especial incidencia en los menores con mayor déficit de atención. Junto a esto, también habrá un deterioro grave en las condiciones laborales del profesorado que tendrá que realizar su ya difícil labor en tales condiciones adversas. Si bien la Junta de Andalucía anuncia ahora que las obras finalizaran antes de marzo de 2019, una fecha más que discutible, vemos que ya se están organizando nuevas movilizaciones por parte de los [email protected], para evitar esta situación y evitar que se ponga en riesgo la seguridad de los menores y el deterioro constante de la educación pública.

En este artículo



Grafitto Desarrollo Web

Si quieres que tu web venda, habla con nosotros

Avenida Vivar Téllez, 81, Vélez-Málaga

Grafitto Desarrollo Web

Si quieres que tu web venda, habla con nosotros

Avenida Vivar Téllez, 81, Vélez-Málaga