Hemos asistido a lo largo de este año y todavía estamos sufriendo un espectáculo basado en meras apreciaciones personales de un señor que la historia se encargará de denominar, pero que para muchos no tiene nombre. Evidentemente se trata de D. Pedro Sánchez, hasta hace unos días secretario general del Partido Socialista Obrero Español.
 
        Este señor y algunos visionarios más han estado mareando la perdiz y reinterpretando una realidad social y unos resultados electorales intentando concluir lo que de ninguna manera parece cierto, y el tiempo, aunque sea perdido, se ha encargado de negar.
 
        Pensar que con noventa u ochenta y cinco diputados un partido puede dirigir un país parece más bien, después de este largo período de incertidumbre, un juego de colegiales; máxime cuando a fecha de hoy respecto al partido ganador de las elecciones hay una diferencia de cincuenta y dos diputados, es decir, una barbaridad.
 
        Menos mal que todo parece que se está encauzando y ya los socialistas hablan de una “abstención técnica”, no obstante, todavía quedan días de teatro y de escuchar a personas como Rafael Simancas, que creo que todavía no ha ganado ni el “recreo” en su circunscripción electoral.
 
        Estoy convencido que los socialistas van a aprobar muy pronto la abstención a la investidura de Mariano Rajoy(que por cierto no debemos olvidar que obtuvo casi ocho millones de votos en las elecciones del 26 de junio) Lo contrario sería un verdadero suicidio que no están dispuestos a arriesgarse a unas nuevas elecciones. 
 
        A ver cómo van cambiando de mensaje y los “podemitas socialistas”, que son unos pocos últimamente, interpretando al actual responsable de la comisión gestora, dejan hueco a personas mucho más centradas y motivadas por el interés general de este país.
 
        Ojalá la cordura se vuelva a imponer en el seno de este partido con tantos años de historia y el concepto que ya no se utiliza de gran coalición entre de nuevo en las venas de sus dirigentes, como han entrado en el resto de Europa. Aunque de no llegarse a este gran acuerdo esa abstención debería venir unida al acuerdo en algunos puntos esenciales como los presupuestos que no deberían crear más inseguridad frente a Europa y el mundo. La prima de riesgo debe seguir por debajo de los 100 puntos para poder seguir creciendo como hasta ahora. España no es una asamblea universitaria, donde la bisoñez se impone a la sensatez en muchas ocasiones.
 
        Para gobernar este país hay que venir aprendido. 




Axarquía Salud

Expertos en recuperar tu salud. Buscamos la excelencia para ofrecerte el mejor servicio

Av. Vivar Téllez, 7, 29700 Vélez-Málaga

El Tocador de Fátima

Alquiler de complementos, tocados y Pamelas para bodas y eventos.

Calle Santiago y Santa Ana, 12, Torre Del Mar